enero 22, 2021

Periodico Noticias Paceñas

Mundo de las noticias en español

Tras 90 días en prisión, se puso a prueba la salud mental de Argentina

Carta de Buenos Aires

“Tengo insomnio, me preocupo… fumo mucho, como mal. “ Lionella Kodoy, de 31 años, enumera las dolencias que ha sufrido desde el comienzo del encarcelamiento forzoso, usando unos rayos del sol otoñal para terminar un cigarrillo que se arrastra detrás de la máscara. Declarado en toda Argentina el 20 de marzo y estrictamente utilizado en Buenos Aires y su periferia hasta al menos el 28 de junio, este aislamiento obligatorio depende de la salud mental de la población.

De acuerdo a Un estudio Desde el Laboratorio de Psicología Social Aplicada de la Universidad de Buenos Aires, el 60% de los argentinos cree que su salud mental se ha deteriorado desde el inicio de la crisis de salud. El informe afirma que cuatro de las principales emociones que experimentan los habitantes de la capital son la incertidumbre, el cansancio, el agotamiento y la depresión. Si bien Argentina ya enfrenta una severa crisis económica y social desde 2018, los encuestados están preocupados y pesimistas: el 70% espera que sus ingresos caigan o sigan cayendo en los próximos meses.

Irritación en los niños

Al 18 de junio, había más de 37.500 casos relacionados con Covit-19 en Argentina, incluidas 948 muertes. El número de muertos es bajo en comparación con países vecinos como Brasil. La estrategia del gobierno de imponer el control obligatorio ha permitido controlar la propagación del virus y, en este momento, evitar la sobreconcentración del sistema de salud. “Pero el estado psicológico de la gente se ha deteriorado drásticamente. Claudia Borenstegen, presidenta de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA), explica. AInicialmente, se trató de una inquietud, sobre todo, de las dificultades para vivir el encarcelamiento. Ahora hay más fatiga, más depresión. Los problemas de salud mental preexistentes están empeorando. “

El abogado de 41 años ha tenido ataques de ansiedad recurrentes desde el inicio de la infección, similares a la hipocondría de Mercedes Duholte. “Tengo miedo de salir de mi casa, no voy a comer porque no quiero ir a la tienda. Mientras dure este encarcelamiento, mis síntomas van empeorando”. Actualmente no se está siguiendo a Mercedes y no se le ve iniciando terapia virtual, un método que muchos profesionales de la salud tienen para seguir a Willy-Nilly. “La infección ha privado a las reuniones privadas de privacidad y continuidad del tratamiento”, Describe Humberto Perzano, psicoanalista y director general del Servicio de Salud Mental de la Ciudad de Buenos Aires.

READ  Los perros robot explorarán las cuevas marcianas

Tienes el 51,82% de este artículo. El resto es solo para suscriptores.